Ser Roedi

tres_piedras1 Me dicen que hable sobre lo que supone ser Roedi. Honestamente no sabía de qué escribir exactamente. Para mi curso de Roedi es básico y cuando traes un conocimiento previo no aportan nada nuevo pero me ha puesto en contacto con muchísima mas gente que me ayuda a comprender que no somos únicos. Que hay más personas, aunque menos de la que a todos nos gustaría, que se da cuenta de lo que le rodea tanto visible como perceptible pero no con los sentidos ordinarios. Me ha dado más confianza si cabe en lo que ya sabía, no necesitando callar y pudiendo compartir sin que nadie te mire raro.

Creo que ser Roedi no ha supuesto tanto como todo el camino que llevo viviendo como persona, creo que ser Roedi supone un paso necesario que afianza de alguna manera todo lo que llevo viviendo toda mi vida. Es el paso para poder participar, de forma más activa y en comunidad, de todo lo que pienso y siento. Porque todas las cuestiones que plantea el curso, de una u otra manera, ya me las había planteado mucho antes y sabia que eran así; solo que me parecía que nadie las compartía, que tenía una visión muy particular del mundo y todo lo que lo constituye.

Creo que ser Roedi implica una preparación para un mayor compromiso, y de forma oficial, con lo que desde hace mucho ya llevaba practicando. Quizá no de forma tan estable ni consciente de lo que suponen ciertos actos. Es la llave para poder compartir con una pequeña y gran comunidad lo que creo, lo que siento, lo que veo y experimento; es como si de un juego se tratara y pasaras al siguiente nivel, tras una preparación que ha tenido lugar, no durante un año o 6 meses o 4… sino durante toda una vida.

Ha abierto las puertas a mas conocimiento, a otro nivel de descubrimientos, a poder avanzar sin miedo y con la confianza de que no todo está en mi imaginación, que si bien forma una parte importante, toda imaginación tiene su base en algo, y es ese algo el que cada vez comprendo mas… y que aun hay mas y ansío conocerlo y comprenderlo. Y me pregunto, cuántas cosas más hay que se pero que no les he puesto nombre y aun no he logrado comprender del todo, y gracias a la maravillosa guía que ahora tengo gracias a este trámite que es ser roedi, cada vez me maravillo mas, se mas y quiero más.
Es encontrar tu sitio, es saber que sí, que Todo es así, y que a cada uno le llega el momento cuando ha de llegar, si es que tiene que llegar. Es como si hubiera encontrado un pedazo de mi misma que había perdido y no lo sabía, y al encontrarlo te completara. Saber que sí, que esto es lo tuyo, y que es la gente adecuada con la que compartirlo.

Y ahora que releo, quizá me ha aportado mucho más de lo que creía, no tanto en conocimiento, sino que me ha ayudado a saber cómo completarme. No por el cuaderno de campo, sino por todo el proceso que ha ido ocurriendo desde que dije que quería participar de él con el Caldero de Cerridwen.

Yliadyl

La Rueda del Año (Yule)

la rueda del año celta

Yule es una de las festividades menores que nos prepara y anuncia lo que va a suceder en la siguiente festividad, Imbolc.

El solsticio de invierno es el momento de máxima oscuridad cuando llegamos a la noche más larga del año. Durante tres días el sol parecerá estar inmóvil en el cielo. Hasta este momento la oscuridad iba ganando terreno a la luz, pero en estos tres días ya no logra avanzar más y en cuarto días, aunque tímidamente, muy tímidamente, la luz comienza recuperar el terreno perdido.

yule

El Dios que quita, el Rey Acebo pierde su batalla con el Dios que da, el Rey Roble. Poco a poco irá retrocediendo para dejar lugar a su hermano, que reinará durante la otra mitad del año.

yule2

Aun no es el momento del nacimiento, ni del resurgír de la Naturaleza, pero recordamos con esperanza ver cumplida la promesa del retorno de los días de verdor y abundancia. Es el momento en la Diosa misma renueva su compromiso y nos promete que habrá un ciclo nuevo. Que en Imbolc se encontrará con el Dios, que ha viajado en Samhain hasta Caer Arianrhod, para ser fecundada y desde el Mundo de la Muerte traerá nueva vida a este mundo.
En lo más oscuro del año brilla una chispa de esperanza, es por eso que tradicionalmente se apagan todos los fuegos de la casa, la chimenea se cubre con las cenizas del tronco de Yule del año anterior. En el momento en que la oscuridad es absoluta, cuando el frío se cuela por la rendijas y comienza a calar lo huesos se enciende el nuevo fuego, la luz ha vencido una vez más a la oscuridad. Y del nuevo tronco, que ha de ser lo suficientemente grande para arder durante los tres días que el sol esta estacionario, saldrán las cenizas que cubrirán el siguiente año la chimenea atrayendo así la buena suerte.

Yule Log 2

También es un momento para intercambiar regalos, estos son también un símbolo de renovación. Ya que se escogen aquellas cosas que, aun estando en buen uso, han dejado de sernos útiles para buscarles un nuevo dueño que pueda darles vida nuevamente. Es una bella forma de honrar a quienes nos han servido, pues los objetos tienen alma.
Es un periodo de descanso para la Naturaleza y para nosotros. Va quedando lejos los días del bullicio del verano y la recogida de la cosecha y el trabajo de preparar y conservar está para el invierno. Ahora solo queda esperar junto al fuego. De recordar los proyectos del año anterior, de evaluar los logros alcanzado y planificar para el momento de la siembra. Tiempo para las leyendas y los mitos junto al cálido fuego.

Yule-Log

Gaia.

Alta Sacerdotisa,

“El Caldero de Cerridwen” Greencraft